Luna en casa 3. Sintonizar

luna en casa 3

Empezamos la semana aprendiendo un poquito más sobre la luna. Hoy centramos nuestra atención en cuando nuestra querida dama blanca ingresa en la tercera casa del zodiaco. 

La casa 3 se asocia naturalmente al signo de Géminis y corresponde a la fase de la infancia en la que comenzamos a hablar, relacionarnos, preguntar por todo y dar más guerra a nuestros padres. En la casa 3 nos desenvolvemos en nuestro entorno. Es por ello que rige nuestra interacción con los hermanos, vecinos, parientes, amigos cercanos y la gente de nuestra barrio. También nos da pistas sobre nuestra manera de hablar y aprender y determina nuestra forma de pensar.

PERSONAS CON LUNA EN LA CASA 3

Las personas con la luna en casa 3 tienen una habilidad asombrosa para sintonizar con su entorno. Son comunicativos por naturaleza y se relacionan con mucha facilidad. A veces pecan de racionales; les gusta explicar lo que sienten con el objeto de que los demás les entiendan. Tienen la necesidad de verbalizarlo todo y les cuesta concebir la emoción si no son capaces de darle forma con palabras. 

Como la luna es variable, estos nativos suelen cambiar de opinión con rapidez. Es muy posible que un día te comenten que han tomado una decisión y al poco tiempo rectifiquen y elijan otra opción. Se dejan influir por las ideas de terceras personas porque toman a los demás muy en serio y es esto, precisamente, lo que a veces les lleva a cambiar de opinión. Otras veces se dejan llevar por corazonadas y basan sus decisiones en la impresión que se han llevado

Son lo que se dice un culo inquieto y no paran nunca. Siempre están de aquí para allá, dispuestos a apuntase a un bombardeo si hace falta. Tanto movimiento puede crearles algo de nerviosismo y ansiedad. Les viene bien bajar el ritmo de vez en cuando para recuperar el aliento y decidir cuál va a ser su próximo proyecto.

CUANDO LA LUNA TRANSITA TU CASA 3

Si la luna está transitando tu casa 3 tendrás ganas de movimiento y acción. Es tiempo de encontrarse con amigos, hacer llamadas telefónicas, escribir e-mails y estar pendiente de mil cosas a la vez. El multitasking no parece tan complicado esos días y nos sentimos capaces de poder con todo. Estamos más comunicativos que nunca y por lo tanto es posible que conozcamos gente nueva en cualquier lugar.

 

Photo: Gibson Regester

 

Comments

comentarios

FacebookTwitterTumblrWhatsAppEmailMarcador