Hoy nos toca hablar de chicos. Dicen que los hombres son de Marte y las mujeres de Venus… y aunque los dos sexos habitemos aquí en la Tierra, lo cierto es que nos podemos pasar la vida haciendo esfuerzos por entender la manera de pensar y actuar del otro sin conseguir grandes resultados.

Se dice que para comprender qué tipo de mujer le atrae a un hombre te fijes en qué signo y en qué casa anda ubicada su Venus. ¿Venus en Libra en casa 1? Buscará una princesa femenina pero atrevida. ¿Venus en Leo en casa 4? Le gustará una chica alegre y generosa a la que querrá convertir en la madre de sus hijos… Las combinaciones son innumerables y sí, es fácil saber por qué le atraes, pero… ¿Cómo funciona su psique? Porque una vez que ya hemos llegado a mayores y la relación se pone seria, te interesa saber qué principios son los que rigen a tu adorado partenaire. Y es que desde bien pequeñito ha estado alimentando la imagen que tiene del rol femenino en un lugar: su casa. Su madre guarda muchas de las respuestas de por qué tu amado, piensa, actúa y siente de la manera que lo hace. ¿Has oído alguna vez hablar del complejo de Edipo? Pues bien, Freud sabía de lo que hablaba cuando decía que las vivencias de la infancia marcan nuestra vida.

Al hablar de su madre estamos hablando de su heroína, su primer amor platónico, la primera mujer perfecta… Y dependiendo de cómo fuera la relación que tuvo con su madre de niño, así se mostrará con las mujeres que se encuentre a lo largo de su vida. ¿Y qué planeta nos da pistas tanto de cómo fue su madre como de su naturaleza emocional? ¡Bingo! La luna.

Conociendo su signo lunar, podrás tener mucha información sobre qué necesita tu chico ahora, en base a la relación que guardó con su madre y lo que ella le enseñó. Vamos a verlo signo por signo.

 

LUNA EN ARIES: La suya fue una madre enérgica y decidida. Puede que llevara los pantalones en la familia y desde luego que no le hacía remilgos a nada, era capaz tanto de cocinar un sabroso estofado, como de cambiar una bombilla o revisar el motor del coche. A veces podía resultar un poco mandona y dependiendo de la personalidad del pequeño, podría ser una razón para motivarse o algo que le resultaba estresante. Ahora necesita una chica alegre, que no le tenga miedo a nada y que no titubeé a la hora de tomar decisiones. Para él, el amor supone ir a por todas.

LUNA EN TAURO: Estás aquí ante un chico que se crió con una madraza. Quizás fuera un poco sobreprotectora, pero a tu amor le sobraba comida en el plato y tenía la ropa limpia, planchada y doblada colocada en sus cajones antes de que pudiera echarla en falta. Para esta madre no fue fácil que su bebé abandonará el nido familiar. Él por su parte necesita una chica capaz de regalarle todo tipo de atenciones y cuidados y de demostrar una gran entereza. No le gustan las gastonas ni las caprichosas. El amor se demuestra con los gestos de cariño prácticos.

LUNA EN GÉMINIS: La madre de tu chico era la más popular entre todas sus vecinas. Siempre estaba al tanto de cualquier cotilleo y no era raro que tuviera visitas. Para él, además de una madre fue una amiga. Le enseñó a reírse de los problemas y a no tomarse el drama demasiado en serio. Sin embargo, puede que él echara en falta un poco más de apoyo. Tu chico necesita una pareja que le dé conversación, alguien activo y con inquietudes que sea capaz de apuntarse a cualquier plan, aunque sea inesperado y estrambótico. El amor es hacer sonreír a la otra persona.

LUNA EN CÁNCER: El arquetipo de madre para tu chico corresponde a LA MADRE, así, con mayúsculas… Y es que su madre no puede evitar dejar de tratarle como a un bebé. Aunque “Paquito” ya haya pasado de los 35 años para ella será siempre alguien a quién hacerle carantoñas. Es protectora, dulce, pendiente y cariñosa. El peligro de esta madre reside en qué reclama la atención de sus vástagos en la misma medida que la da y es muy pero que muy absorbente. Tu chico puede mostrar dos caras diferentes: Por un lado puede ser el tipo protector que te trata como un padre, o por otro, puede esperar que le cuides con el mismo esmero y atención con el que lo hacía su madre cuando era pequeño. Algunos, incluso, pueden alternar ambas tendencias. El amor para él es dormir abrazados.

LUNA EN LEO: La mamá de tu chico tenía alma de súper star. Siempre iba perfecta, con el pelo y las uñas impecables y taconazos de vértigo. Él estaba orgulloso de su mami porque era la mejor, la más guapa, la más lista y la más guay. Ella, por su parte, disfrutaba siendo el centro de atención y esperaba mucho de sus pequeños, de quienes presumía en cualquier ocasión. Puede que tu chico se sintiera abrumado o que la tenga en un pedestal. Ahora espera que su novia también brille con luz propia. A su lado quiere un bellezón decidido y con mucha personalidad. Para él, amar es disfrutar de la vida juntos.

LUNA EN VIRGO: Tu amorcito tuvo una madre sacrificada y abnegada. Le importaban mucho el orden y la limpieza y era muy exigente tanto consigo misma como con su prole. Puede que tu chico creciera sintiendo que no podía defraudarla. Por otro lado, ella era capaz de hacer cualquier esfuerzo porque a los suyos no les faltara de nada. Hacía los favores antes que nadie tuviera necesidad de pedirlos. Tu chico busca ahora una pareja discreta y apañada. A su lado quiere una chica con buen corazón y que tenga las ideas claras. El amor, para él, es ayudarse pase lo que pase.

LUNA EN LIBRA: La mamá de tu chico era femenina y coqueta, pero sobre todo demostró ser una experta en el arte de la diplomacia. Los castigos no eran su estilo y trataba de hacer entrar en razón a sus retoños utilizando el arte de la diplomacia. Quizás evitará la confrontación y ahora tu amor le tiene alergia a todo lo que huele a conflicto. Él necesita una chica sutil, que se preocupe de su imagen, sea muy femenina y que no le ponga entre la espada y la pared. Le cuesta horrores tomar decisiones y querrá que le ayudes a sopesar los pros y los contras. Su concepto del amor es un proyecto de vida en común.

LUNA EN ESCORPIO: Tu novio tuvo una madre intensa y misteriosa, con mucha personalidad. Ella le enseñó el valor de la fortaleza y cómo reponerse de un golpe cuando vienen tiempos difíciles. Fue una mujer de mucho carácter con la que resultaba difícil guardar secretos, lo cual, puedo resultar complicado, especialmente en la adolescencia. Ahora tu amor necesita a su lado a una mujer fuerte y capaz de comprometerse. Para él, el amor es un templo sagrado para el que sólo vosotros dos tenéis entrada.

LUNA EN SAGITARIO: Tu chico tuvo uno madre que le supo animar cada vez que tenía que enfrentarse a un reto. Él aprendió de ella a ser más valiente y se contagió de sus ganas de saber, conocer y descubrir el mundo. Gracias a ella, ahora tiene fe en un futuro mejor y ganas para seguir luchando día a día. En ti busca a una compañera de aventuras. Una chica optimista, alegre y con iniciativa cumplirá con su expectativa de mujer ideal. El amor es ampliar horizontes juntos.

LUNA EN CAPRICORNIO: La mamá de tu amor fue una mujer a la que le preocupó mucho su profesión y que su familia logrará buen nivel económico y cierto estatus, o que por lo menos, nunca les faltara de nada a los suyos. Trabajó muy duro para que sus críos pudieran tener una vida mejor y puede que tuviera que sacrificar algo de tiempo libre para hacer este esfuerzo. Tu chico valora a las mujeres con proyectos y ambición. A su lado quiere a una chica con las ideas claras y muy inteligente. El amor, para él, es algo capaz de perdurar en el tiempo y la memoria.

LUNA EN ACUARIO: La madre de tu chico fue de todo menos convencional. Se mostró como una mujer muy original e independiente. Posiblemente los amigos de tu amor, cuando eran pequeños, le decían que su madre era la más guay de todas. Su estilo no era autoritario y rara vez empleaba el castigo como método didáctico. Ahora él valora la libertad por encima de todo, pero querrá que también le demuestres que estás ahí cuando te necesite. Le conquistan chicas con un espíritu muy libre, mujeres diferentes y con un toque sorprendente. El amor es luchar por una causa común.

LUNA EN PISCIS: Tu chico considera a su madre una mujer extremadamente sensible. Tenía aires de bohemia y de artista y un corazón en el que cabía todo el mundo. También es posible que se mostrara un poco ausente y que su forma de enfrentar los problemas fuera evitarlos. Él aprendió de ella a no aferrarse a imposibles y ser capaz de dejar marchar sin oponer resistencia. Su chica ideal es romántica, delicada y compasiva. El amor, para él, sólo puede ser de una manera: incondicional.

 

Foto: Federica Simoni

 

  SOLICITA INFORMACIÓN SOBRE MI PRÓXIMO WORKSHOP “SINCRONÍZATE CON LA LUNA” HACIENDO CLIC AQUÍ

Sincronízate con la Luna

¿Te animas a unirte a los lunáticos?

Descarga ya gratis tu guía: “7 Rutas para cumplir tu propósito” y empieza a trabajar desde ahora en la manifestación de tus sueños

¡Quiero empezar a trabajar en MÍ!

Uso de cookies

Esta web usa cookies propias que tienen una finalidad funcional y cookies de terceros (tipo Google Analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Para continuar navegando, es importante que acepte su uso. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información aquí en nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This