Libertad versus Destino

 

Hace relativamente poco, una lectora afirmaba en un comentario que no tenía sentido emplear la astrología electiva porque, hagamos lo que hagamos, no podemos cambiar el destino. Me parece una perspectiva tan tajante, extrema y triste que necesitaba escribir sobre mi postura al respecto.

A ver, el debate es tan viejo como la vida misma. ¿Existe el destino? ¿Somos realmente libres? ¿Nuestro futuro depende de nosotros o ya está escrito?

Reconozco que desde que empecé a profundizar en mi estudio de la astrología me he vuelto un poco más determinista. Creo firmemente que hay experiencias por las que tenemos que pasar con el fin de aprender y volvernos más sabios. Bajo mi perspectiva, nuestra alma ha elegido unas vivencias buscando provocar la evolución que necesita. Y bueno, aquí estoy asumiendo un punto de vista muy kármico y entiendo que habrá lectores que no crean en el karma. 

Centrémonos entonces en la parte de  desarrollo personal, que en definitiva, es la motivación que me ha empujado a escribir este blog: El poder inspirar a la gente a llevar a cabo un estilo de vida más consciente.

Para mí, el sentido de la vida pasa por el crecimiento y el aprendizaje. Si damos por supuesto que la vida es una senda, se espera que, al llegar a la meta, lo hagamos como personas más sabias y completas que cuando iniciamos el camino. Eso sería lo lógico, lo deseable… Por desgracia, no siempre es así porque mucha gente vive de manera inconsciente y un tanto kamikaze.

¿Significa eso que el destino ya está escrito? Pues no, porque no lo está. Una cosa es que haya determinados puntos en la ruta por los que debamos pasar, sí o sí, (al fin y al cabo todos vivimos el Retorno de Saturno, la oposición de Urano… etc) y otra cosa es que no podamos elegir cómo recorremos el camino, si nos desviamos y cómo reaccionamos ante los eventos que debemos enfrentar. Si no existiera la libertad, ¿qué sentido tendría la vida? Sería tan solo un chiste, una broma pesada. Aparte de que estaríamos negando rotundamente nuestras responsabilidades. Nada sería culpa nuestra, sino del destino. Qué fácil y qué cobarde, ¿no?

Recordad que la carta natal es una promesa, no un yugo. Está llena de potencialidades, pero no todas se cumplirán, ni las buenas, ni las malas. Es el sujeto el que determinará con sus acciones el camino que va a recorrer. Por supuesto, la libertad absoluta es una utopía y en esta vida existen mil condicionantes. Es difícil llegar a jugar en la NBA si mides 1,45 m o participar en America´s Next Top Model si vas a cumplir 60 años y vives en Tailandia.

Un estudio en profundidad de la carta natal puede darnos pistas muy acertadas del abanico de posibilidades que se nos ofrece. Eso sí, debemos tener claro que nadie puede elegir por nosotros: Ni el padre, ni el marido, ni la novia, ni el mejor amigo, ni mucho menos el astrólogo. Una cosa es que te enseñen a jugar, y otra bien distinta que decidan por ti.

Sí queridos lunáticos, somos libres. Aunque sea terrible y amedrantador. Somos cómplices y responsables de aquello que nos sucede. Es cierto que en el camino encontraremos muchos elementos que no dependerán enteramente de nosotros, pero siempre, el cien por cien de las veces, podremos decidir la manera en la que reaccionamos y el cómo nos enfrentamos a las circunstancias. Y eso, amigos míos, es lo que marca la diferencia.

☮ & ♥︎

 

Photo: Victoria Nevland

19 comentarios en «Libertad versus Destino»

  1. Buenos días Querida Luna 😀

    Pienso lo mismo, no, de hecho, creo y siento lo mismo. Lo único que lo que la gente llama destino como algo externo que ha decidido por nosotros, yo mezclo un poco de reencarnación y lo llamo decisiones propias antes de nacer. Creo en los pactos y las enseñanzas que nos damos, esos puntos por los que pasamos sí o sí. Pero eso no es lo que quería aportar hoy.

    Al igual que creo que sí hay puntos por los que debemos pasar, también creo que hay diferentes caminos para tomar. De igual manera, existen señales que nos indican los caminos más fáciles. O los que necesitamos más.
    Por ejemplo, me ha sucedido recientemente algo curioso.

    En Mayo termino las clases, y como no hago las prácticas de empresa ni el proyecto final hasta Septiembre, tenía planeado hacer una escapada para i r a trabajar fuera. En Francia o similares. Un viaje sola, para poder ver qué soy capaz de hacer en un lugar desconocido sin apoyo de nadie, con idioma desconocido y tal. Pues la curiosidad del asunto es, que hace unos días se presentó una interiorista escenógrafa en nuestra aula y nos explicó en qué consistía su trabajo y si queríamos hacer las prácticas con ella. La cosa me pareció interesante, pero como tenía pactadas mis prácticas con un despacho de arquitectura, pues no me parecía ético hacer las dos cosas sin avisar.

    Por eso esta semana tuve que llamar al despacho y preguntar qué les parecía la idea. El arquitecto me dijo que no le importaba, pero ¿para qué esperar Septiembre? Podía empezar ya. LE dije que ahora no podía, que había mucho trabajo en clase y tengo unos asuntos familiares algo delicados ahora mismo. Hablamos de ir tan pronto terminara las clases a su despacho, incluso, quedarme todo el verano.

    Esto, tan inocente, puede parecer algo tonto así leído tal cual. Pero cuando sumas todas las cosas que rondan alrededor, como por ejemplo que justo esa semana había decidido irme a Francia. Justo esa semana había empezado a planificar todo para irme. Además ese es un despacho que NO quiere tener gente en prácticas y a mi me han dicho que si. Sé que sólo cogen a gente los 15 días reglamentarios y a mi en cambio me han dicho que me quede todo el verano y además sé que sólo cogen gente a final del curso…
    Yo lo interpreto como una señal. La señal es; No te vayas a ningún lado, es importante que te quedes todo el verano aquí ya demás, vayas a ese lugar. Ese despacho de arquitectura es importante.

    ¿Para qué? Ni idea. Pero se siente correcto pensar así.
    ¿Podría irme a Francia igualmente? Si. He recibido «señales» al respecto. En Francia me espera algo, pero a lo mejor, necesito hacer las prácticas antes de ir, por algo específico. Es como lo interpreto y en lo que me baso para seguir un camino en concreto.

    ¿Puedo estar equivocada? Por supuesto.
    ¿Qué pasará si lo estoy? Aprenderé la lección.

    ¿Destino? Lo hay. Pero lo hemos marcado nosotros. Al igual que todas las personas que nos encontramos en la vida, todas y cada una de ellas, las hemos elegido. Otro día podremos hablar sobre violadores, asesinos, abortos y los niños del África que mueren de hambre.

    Puedo estar equivocada, no digo que no. Pero pensar y sentir de esa forma, me ayuda a tomar decisiones, y la vida va de eso; Tomar decisiones. Con esto seguro que coincidimos todos ^_^

    Buenos días Familia 😀 ^^

    Responder
    • No sé porqué sospecho que con la primavera las cosas se irán aclarando y los eclipses perfilarán un poco más las cosas.
      De todos modos, leerte es siempre una lección de positivismo. Haces bien a mucha más gente de la que crees. El mundo necesita profetas (en el sentido más virtuoso de la palabra) 😛

      Responder
  2. Yo creo que si existe un destino o Plan Divino, pero tenemos un libre albedrío sobre él. Nuestros actos definen el rumbo final de ese lineamiento. Muchas religiones y corrientes filosóficas confluyen en el mismo punto.
    La razón por la que empecé a leer sobre astrología fue la necesidad de encontrar mi vocación y después de saber que mi MC en conjunción a Quirón marca esa necesidad, me hace sentir que voy bien, que mi libre albedrío me ha sabido guiar hacia ese camino. ¿Si se entiende lo que digo?

    Responder
  3. hay ciertas configuraciones astrologicas difíciles de asimilar, que parecen entorpecer lo que emprendemos, y si revisas tu carta y te encuentras con que tienes venus retro por ejemplo, la etapa mas básica es obstinarse, enojarse con el destino por que quieres la normalidad que otros tienen, luego te preguntas.. que tan malo hiciste en otra vida y como lo puedes solucionar, .. hay muchas etapas del auto descubrimiento y yo también me he sentido fastidiado, con la falsa idea de los finos cables que nos hacen bailar como a títeres pensando en los planetas como entidades con voluntad, fastidia que te señalen que tienes que trabajar en un aspecto especifico, fastidia reconocer el karma y que todo lo que haces regresa, y que todo estaba calculado desde hace eones. algunas veces he renegado de la astrología, pero siempre regreso, después de que conoces los conceptos no hay marcha atrás, te atrapa y no hay mas remedio que aprovecharla lo mejor posible

    Responder
    • Hay días donde mi Luna en Piscis me pesa mucho porque todo lo quiero ver como un cuento de hadas y el bajón a la realidad es cruel. Hoy, es el MC en conjunción a Quirón que me hace sentir que despierto cada mañana a pagar deudas y no a construir un futuro, al punto que quiero dejar todo tirado, pero viene mi Marte en Virgo al rescate y no me deja caer.

      No me malinterpreten, no quiero perder del todo mi romanticismo, así que me declaro escritora de mi propia historia, con altos y bajos, con del apoyo del Universo entero.

      ¡Feliz Semana!

      Responder
  4. Muy bueno, estoy de acuerdo. En lo que llevo de vida sí que he notado que era arrastrado a ciertas situaciones para mostrarme algo que debía aprender. Creo que en realidad somos más libres de lo que nos pensamos. Por supuesto, de cada cosa que hacemos somos responsables por lo que no podemos culpara al «mundo»… Nuestros buenos y malos actos son necesarios en nuestra evolución.

    ¡Un saludo, Luna!
    Juan

    Responder
    • Es cierto lo que dices. Podríamos considerarlo así: No podemos evitar algunas lecciones, pero elegimos qué hacer con lo aprendido y si construimos algo grande o no.

      ¡Gracias por comentar! 🙂

      Responder
  5. Pues yo soy de las que piensa que la libertad es plena. Por ejemplo una persona con una T cardinal puede paralizarse y sufrir ante la tensión que le lleva al cambio, o puede lanzarse a tomar decisiones, arriesgar y conseguir grandes cosas. Eso dependerá de la persona, o y de cómo decida vivir. Vivir fuera de nuestra carta y negar partes de nosotros mismos hace que estas partes se nos manifiesten con más fuerza afuera. Si te niegas a vivir tu carta dentro de ti, la vives fuera. Y para mí esto no es determinismo en absoluto, vivir fuera de la carta es una opción voluntaria como cualquier otra. Si no quieres vivir Saturno, no te responsabilizar, no eres consecuentes, no fundamentas en algo lo que haces, la vas a encontrar fuera, en limitaciones y dificultades que te van a obligar a hacer las cosas paso a paso, a preocuparte por ellas y a esforzarte al máximo. Lo dice una a la que el tránsito de Saturno es Escorpio cuadrando al Asc le ha dado bien.
    Por otro lado, me gustaría comentar que pienso que al fin y al cabo las cartas no son tan diferentes. Todos viviremos las limitaciones de Saturno, tendremos un pensamiento Mercurial, y unas emociones Lunares. Viviremos la estabilidad de la tierra y la emocionalidad del agua. Cada uno con unos matices diferentes, en un área diferente, y en una intensidad diferente. Pero creo que al final todos estamos hechos de lo mismo. Somos muy iguales y muy diferentes a la vez, y creo que esto reside en gran parte en nuestra capacidad individual de decidir.

    Responder
    • Por todo lo que comentas es importante vivir con conciencia y la astrología es uno de los métodos que más nos pueden ayudar. 🙂
      Sin embargo, hay momentos que escapan a nuestro control. Imagina un niño con Plutón en casa 4 en cuadratura al Sol que perdió a su padre de pequeño… Ese evento venía reflejado en su carta, pero era destino, no había nada que el niño pudiera hacer para cambiar el curso de los acontecimientos.
      Hay una parte pequeñita de destino en nuestras vidas, y una muy grande de libertad de acción.

      ¡Un abrazo!

      Responder
  6. el viernes justo oi Constantine (John, del comic a la peli a la serie)decir «We can all shape our destiny, but none of us get to escape our fate» y m sono muy apropiado. Hay un elegir x donde, como&cuando, ahora, pareciera q el gran escenario» no es enteramente nuestro para elegirlo. si yo elijo como recorrer un bosque o salir de el, quizás el bosque igual era parte de mi/mi camino. y sobre lo q ud.dicen, dicen yo tmb tengo lugares ( y otras cosas) q m llaman», una tendencia marcada en mi carta cercana a lo q decidi (previa//) hacer con mi vida, (q para q decirles, fue d gran alegría enterarme, ya q todos m querían arrastrar» para otras zonas..)coincido q no hay marcha atras con la astro, mas sabes/ mas :O.. supongo q puede haber un higher self q ya sabe todo, reside arriba y ya decidió las cosas mas grossas, o, un inconsciente q tamb nos tira de los hilos/pelos, o una acción/reacccion muy concentrada (+ pos dic12) de como un acto de alguien impacta en muchos y nos afectamos mutuamente. bueno, eso, beso a todos

    Responder
    • Destiny, Fate, Doom, Destination… En inglés hay cuatro términos diferentes para lo que en español decimos con una sola palabra: «destino», quizás por eso el tema genera tanta confusión.
      También creo en el Higher Self, que no es otra cosa que nuestro potencial. Si estás llamado a ser un naranjo, ¿por qué te empeñas en ser un manzano? Hay cosas que no se pueden cambiar 🙂

      ¡Gracias por comentar!

      Responder
  7. Excelente post Luna!!! no puedo afirmar nada a ciencia cierta porque es un tema que me genera mil dudas. En mis momentos más duros sobresale la canceriana que se cree víctima del destino, con miedo a actuar, con una T cuadrada gigante entre escorpio y leo, y todas las neurosis juntas :D.
    En mis mejores momentos me siento capaz de todo, que me como el mundo, libre de elegir y con mucha esperanza. Pura ciclotimia acuática.

    Me encantaría que la optica que planteas sobre el libre albedrío sea la real y muchas veces siento que así es, aunque me cuesta horrores practicarlo.
    Cómo decían en comentarios anteriores «una persona con una T cardinal puede sufrir ante la tensión que le lleva al cambio, o puede lanzarse a tomar decisiones, arriesgar y conseguir grandes cosas».
    Concuerdo completamente. Me encanta ver cartas de personajes historicos y algunos con los peores aspectos han hecho lo mejor en el mundo y han vivido unas vidas plenas y hermosas.

    Si estoy segura de que lo que pensamos crea en gran parte nuestras experiencias e influye mucho en la salud, en las relaciones, en lo que hacemos.
    Muchas veces siento que la gente «con más suerte» aunque sea algo subjetivo de medir, suele tener la cabeza bien amueblada. Saben lo que quieren, van por ello y en vez de distraerse con pensamientos negativos sienten merecer lo mejor y así lo obtienen.
    También creo que nuestra libertad para elegir comienza al elegir cómo nos vemos a nosotros mismos y que tanto sentimos que merecemos. Todo nace de allí a mi escaso entender, del autoestima, del sentir que merecemos algo e intentar conseguirlo.
    Ahora: de ahí a ponerlo en practica en nuestra vida……. lleva muchos años!!!

    Un tema muuuy amplio e interesante que genera debate 😉

    Beso grande!!!

    Responder
    • Es que estaremos una vida tratando de aprender las lecciones de esas T cuadradas 🙂 pero merecerá la pena, ¡ya verás! 🙂

      ¡Un beso, Daniela!

      Responder
    • Sí, efectivamente, antes de nacer nosotros ya hemos elegido qué misión queremos realizar. Tengo mala suerte en el amor. Un muy buen astrólogo me dijo que desde el punto de vista metafísico yo ya había elegido qué quería hacer en esta vida, que no venimos a ella a emparejarnos, sino a cumplir cierta misión; que mi vida sentimental no es un fracaso, sino al contrario: lo que elegí, lo que ahora me permite estar sola sin » estorbos». Desde el punto de vista astrológico,me miró mi carta natal, y mis puntos medios, y todo lo » malo» que allí aparecía era mi » mapa genético» amoroso.

      Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Encuentra artículos de ...

Uso de cookies

Esta web usa cookies propias que tienen una finalidad funcional y cookies de terceros (tipo Google Analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Para continuar navegando, es importante que acepte su uso. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información aquí en nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This