Astrología y crisis. Las predicciones de Niño Becerra

En el mundo abundan los que acusan a la astrología de no ser una ciencia seria. Es curioso porque la mayoría de los astrólogos que he conocido en mi vida son gente culta, formada, con estudios universitarios y una mente inteligente… Poco importa para aquellos que condenan de manera sistemática…

Lo cierto es que la astrología tiene tantos adeptos porque funciona. Yo no te sé explicar cómo funciona un avión y, sin embargo, cada vez que me monto en uno confío en que despegará… Tampoco sé cómo funciona Internet y me conecto todos los días… Obvio que todo lo que acabo de mencionar tiene una explicación científica, racional… pero yo la desconozco, nunca me ha dado por estudiarlo, y sin embargo, no me importa realizar pequeños actos de fe a diario. ¿Por qué? Porque funciona. La única razón que necesito para fiarme es que algo funcione y si la astrología me ha demostrado ser certera durante décadas ¿por qué iba a negar su verdad? La correlación de lo que sucede en el cielo con lo que nos pasa aquí abajo es innegable. ¿Por qué es así? No lo sé. No dudo que un día sí que lo sabremos y existen múltiples teorías al respecto, pero por ahora, me basta con ser consciente de su efectividad. Si no creyera en ella, no hubiera invertido tanto en estudiarla.

Y todo esto viene al caso porque hoy voy a hablar de uno de esos astrólogos que admiro por su inteligencia y su valor. Se trata de Santiago Niño Becerra, catedrático de Estructura Económica de la Universidad Ramón Llull. Y digo valor, porque no es fácil reconocer que te interesa el estudio de la astrología, y que automáticamente, medios diversos te descalifiquen y pongan en duda tus aptitudes profesionales en otros campos. ¿Es que acaso el saber no es multidisciplinar?

Al grano, Niño Becerra se ha hecho famoso porque años antes de que nos viéramos inmersos en la crisis económica que nos azota, él ya lo había predicho. En concreto, en el año 2003, él junto con la astróloga Inma Fernández tomó parte en  el III Forum Europeo sobre Astrología y Sociedad, con la ponencia Auge y caída del Estado de Bienestar: El sextil Neptuno – Plutón (1929 – 2052)

Santiago Becerra ha ganado fama como uno de los gurús de la crisis. Y es que muchas de sus afirmaciones han resultado ser ciertas. La crisis se ha prolongado en el tiempo y de ella iremos saliendo muy poco a poco, sin llegar a los niveles que teníamos antes de 2006. Es una crisis estructural, es el sistema el que no funciona… Y la entrada de Urano en Tauro (2018) será fundamental para ir aliviando presiones.

Os cito la parte de su ponencia que me parece más relevante ya que está relacionada con la crisis que llevamos años viviendo y con la tensión cardinal de la que tantas veces hemos hablado en el blog:

«Añadido a lo anterior, la posición de Saturno en Virgo durante Septiembre del 2007 y Septiembre del 2009 -que denota una carencia importante de recursos materiales y técnicos- se pondrá dramáticamente de manifiesto en el 2010 -ya con Saturno en Libra- formando parte de la impresionante Cruz T Cardinal entre este mismo Saturno en Libra, Urano en Aries y Plutón en Capricornio.

Es decir, esta tensión estaría indicando que la supervivencia en este tiempo es la operatividad, el optimizar, el dar forma, una situación que requiere inventiva, ingenio, atrevimiento. Se produce un choque conceptual ya que, aunque por un lado se debe mantener y desarrollar, por otro hay que crear desde la nada y osar. Además, el modelo conceptual imperante en el momento estará sustentado en el pacto, en el acuerdo, en idear; lo que generará dudas e inestabilidad, una situación de “funcionamiento sobre la marcha”, lo que puede producir una elevadísima volatidad.

La situación económica, social y política que el mundo verá entre el 2010 y el 2012 será equiparable a la que el planeta vivió durante la Depresión de los Años 30 y que comenzó con el Crash de 1929. (En aquellos años Saturno en Capricornio, Urano en Aries y Plutón en Cáncer). Cabe pensar, recordando lo sucedido en los años 30, en unos niveles muy elevados de desempleo del factor trabajo, en caídas brutales en los niveles de comercio internacional, en el hundimiento de los ingresos públicos por vía impositiva, en carencias generalizadas y de todo tipo entre la población, en colapsos en distintos subsectores del tejido productivo; una situación que, además, coincidirá con el inicio de la jubilación de los nacidos en el baby boom; una crisis que se prolongará hasta el 2018, fecha en la que Urano entrará en el signo de Tauro, comenzando así a colaborar favorablemente con la evolución estructural del momento.

De todos modos, el hecho de que en esta ocasión la Cruz T Cardinal se dé dentro del aspecto de sextil, unido al hecho de que esta vez Saturno y Plutón se hallen en aspecto de cuadratura y no de oposición como ocurría en los años 30, estaría indicando una menor violencia en la crisis del 2010 en comparación con la de 1929. Sin embargo, no hemos de olvidar que, para nosotros, será la primera vez en que nos enfrentaremos a una tensión semejante, de hecho que nadie laboralmente activo habrá vivido algo similar.

La Depresión de los Años 30 se produjo como consecuencia de la evolución económica anterior y ocurrió al inicio del aspecto de sextil que estamos tratando; pero el efecto favorecedor del sextil, es decir, el Estado de Bienestar, en muy poco amortiguó la aparición de la crisis aunque sí influyó en su resolución. La crisis que se inicia en el 2010 será la primera gran crisis que tenga lugar en el tiempo de vigencia del sextil Neptuno-Plutón. De hecho, la crisis del 2010 ya estará indicando el efecto separativo del aspecto.»

de Santiago Niño Becerra e Inma Fernández

Si os apetece leerlo entero, no tiene desperdicio. Os remito al siguiente enlace donde lo podéis encontrar. En él vemos que la Astrología Mundial demuestra que el lenguaje de las estrellas no sólo es útil al emplearlo como herramienta psicológica, sino que también funciona muy bien en áreas como la Economía y la Historia, como vemos con esta análisis de astrología y crisis. Cada cual es libre de interpretarlo, si quiere, y de dejarlo estar, si no.

 

☮&♥

 

[color hex=»#8d7825″]Photo: Portada del libro Más allá del crash[/color]

 

4 comentarios en «Astrología y crisis. Las predicciones de Niño Becerra»

  1. Este artículo me encanta.Una cosa, cuando Saturno esté en capricornio…en unos años, también habrá otra crisis…..uf¡¡

    Responder
    • Es una muy buena pregunta, Lucía.

      Saturno estará en Capricornio de 2018 a 2020. Tenemos que tener en cuenta que Capricornio es su «domicilio» y esto significa que funciona bien: Su energía nos lleva a trabajar duro, pero con resultados, nada es en balde.
      Si lees las predicciones de Niño Becerra, se atisba una salida de la crisis cuando Urano ingrese en Tauro (2018) Al abandonar Aries, la tensión cardinal se relaja. Tauro nos habla de estabilidad, de confianza, de construir y de abundancia. Es un signo fijo y nos incita a estar, a permanecer. Las cosas no volverán a ser cómo antes, pero poco a poco dejarán de ser tan dramáticas.
      Saturno en Capricornio no supone el inicio de una nueva crisis, sino el comienzo de una recuperación sólida. Nos llevará a trabajar por un futuro mejor y más estable, no en uno basado en burbujas que «estallan». O-O

      ¡Un abrazo!

      Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Encuentra artículos de ...

Uso de cookies

Esta web usa cookies propias que tienen una finalidad funcional y cookies de terceros (tipo Google Analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Para continuar navegando, es importante que acepte su uso. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información aquí en nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This