Aceite Esencial de Lavanda. Propiedades y usos.

El aceite esencial de lavanda es uno de los primeros que deberíamos añadir a nuestra colección. Tanto si lo que nos interesa es utilizarlo en aromaterapia, como si queremos hacer nuestros propios perfumes naturales o cremitas.

Para usar los aceites esenciales hay que diluirlos en un portador o aceite vegetal (como por ejemplo, el aceite de almendras) porque de lo contrario, resultan muy agresivos para la piel. Sin embargo, el aceite esencial de lavanda es tan suave, que se podría aplicar directamente sin diluir.

Sus propiedades son sobre todo relajantes. Tiene un efecto tranquilizador y nos aporta calma. Está especialmente recomendado en casos de estrés, o incluso de insomnio, ya que ayuda a conciliar el sueño y reduce la tensión. También es analgésico y aminora el dolor. Las migrañas provocadas por estrés emocional o exceso de actividad mental pueden tratarse eficazmente con el aceite esencial de lavanda.

Su olor actúa como repelente de mosquitos, y en el caso de que estos ya nos hayan picado, podemos aplicar aceite esencial de lavanda para reducir la inflamación. Incluso puede ser de utilidad para aliviar los efectos de las quemaduras de primer grado y nos ayuda a acelerar el proceso de curación en cortes y heridas

En sus aplicaciones cosméticas, es muy útil para tratar el acné, por lo que no está de más tenerlo muy en cuenta a la hora de hacer nuestras cremitas.

Los champús también ganan si incluimos en ellos aceite esencial de lavanda. Ayuda a combatir la caspa, los piojos e incluso la alopecia.

También se usa para combatir la hipertensión y mejorar las digestiones.

En definitiva, el aceite esencial de lavanda es una especie de aceite comodín. Es útil para tratar un montón de males, huele fenomenal, es súper relajante y además poco agresivo. ¿Se le puede pedir algo más?

🙂

 

 

 

 

Foto: Danny Perez Photography

8 comentarios en «Aceite Esencial de Lavanda. Propiedades y usos.»

  1. A mi me encanta! Soy una gran fan del aceite esencial de lavanda, me gusta mucho quemarlo en casa para olerlo en el ambiente…Curiosamente publiqué un post el año pasado en mi blog sobre su uso en casa, quizá te interese! http://www.dalalba.com/2014/07/propiedades-de-la-lavanda-2/

    Responder
    • No lo quemes Julia!! No es bueno quemar los aceites esenciales en un quemador, ya que alteran su composición molecular. Fíjate que compramos aceites vegetales de primera presión en frío para evitar el calor, precisamente. Con los esenciales igual hay que evitarlo. Hay difusores que te valen para aromatizar sin quemar. Yo no los uso así, pero supongo que un herbolario lo encuentras.
      Ah, vi que tienes lavandín, en lugar de lavanda. Comparten algunas propiedades, pero es mucho mejor la lavanda, más completa y con mejor aroma, aunque un poquito más cara, pero creo que merece la pena. 🙂
      Por cierto, ¡Feliz cumpleaños por anticipado!

      Responder
  2. A mi este me fascinaa. Es uno de mi top ten !!! jajaja. Yo lo uso mucho en difusor, aunque también en varilla de incienso, pero en definitiva el difusor me gusta más. Cuando me cuesta dormir me sirve para dormir, sin embargo en mi propia experiencia el aceite esencial de rosa » me tumba «, duermo como un bebé, súuuper profundo. Un tiempo estuve usando un shampoo de lavanda del Erbario Toscano y me fué buenísimo, a mi cabello le encantó pero aquí en Venezuela no lo trajeron más.
    Gracias.

    Responder
    • Fue el primero que compré junto con el de Mirto. Ahora tengo 4 y voy ampliando la colección. ¡Son fascinantes!
      Una pregunta María Antonieta, con lo del incienso… ¿usas incienso de lavanda o le pones unas gotitas de aceite esencial al incienso normal? Si lo haces con aceite esencial quizás al quemarse pierda las propiedades, por eso lo digo.
      El aceite esencial de rosa aún no lo tengo pero no tardará en caer 🙂
      Por cierto, hacer champú ecológico es súper fácil y le puedes poner ae de lavanda 😛 Hay muchas recetas en Internet, con agua, goma xantana para gelificar y unos poquitos ingredientes más te haces tu propio champú en menos de 10 minutos, así no dependes de que haya stock 😛

      Responder
      • Hola Luna. El incienso uso la varilla de lavanda. El incienso normal lo uso sin ponerle aceites. El aceite de mirto no lo tengo pero lo buscaré ( me llamó la atención de como olerá una vez tuve planta de mirto y no noté su fragancia ), ¿ has probado geranio ?, a lo mejor te gusta. Tengo muuchos siempre me han gustado los aceites esenciales 😉
        Tengo unas semanas pensando lo del shampoo, sólo que no te imaginas como están las cosas ahorita en el país y muchas cosas no se consiguen ( demasiadas diría yo ). Ya buscaré a ver que consigo, igual siempre se podrá hacer algo al respecto.

        Responder
  3. ¡Me emociono con estos tipos de posts! Definitivamente es que no me cuesta nada engancharme a tu blog 😛 Hace ya unos años que quiero estudiar Fitoterapia, Comsética Natural, etc, pero no encuentro el tiempo ni una escuela cerca… ¿sabes de alguna escuela/clases online que estén bien para inciarse? ¡Qué ganas de que sigas publicando más de estos temas! Saludos 🙂

    Responder
  4. Hola, hace rato hacía mi tarea y buscaba de que regiones era originaria la lavanda, así que me dio gracia entrar al blog y ver este post. Supongo que el aceite esencial no hay que quemarlo pero encontré que la planta en sí se usa para sahumerios. http://tejeda.es/plantas/plantas-medicinales/23-e/28-espliego-alhucema-lavanda.html

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Encuentra artículos de ...

Uso de cookies

Esta web usa cookies propias que tienen una finalidad funcional y cookies de terceros (tipo Google Analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Para continuar navegando, es importante que acepte su uso. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información aquí en nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This