Nos llega el turno de analizar el arquetipo de la víctima en clave astrológica.

Ya hicimos este ejercicio con el arquetipo del Niño para entender sus implicaciones y saber cómo reconocerlo.

Bien, pues la víctima también pertenece a  los cuatro arquetipos de supervivencia de los que nos habla Caroline Myss y nos guía en el camino de hacernos más fuertes con conciencia.

La víctima hace referencia a la elusión de responsabilidades sobre nuestra propia desgracia. El diálogo interior de una persona dominada por la víctima asegura sin dudarlo que «Todo lo que le pasa es culpa de los demás, que el mundo es un lugar hostil, que no tiene suerte, que le han echado mal de ojo, que la vida nunca le sonríe, que las personas son malvadas, que no se puede confiar en nadie…»

Un arquetipo que nos confronta con nuestro propio poder

Resulta obvio: Aquel o aquella que se deja dominar por la cara más sombría de la víctima, está renunciando a su propio poder. Porque evitar hacerte responsable de lo que te pasa te lleva a desempoderarte del todo y ponerte en manos de la fatalidad.

He trabajado con varios clientes así. A menudo, son personas «no coacheables» porque en realidad, no están interesadas en encontrar soluciones. Lo que buscan es compasión y una palmadita en la espalda. Por lo tanto, el victimismo es el mejor modo de obtener la atención que tanto anhelan.. Así que terminan sumiéndose en un pozo sin fondo, regocijándose en su propia desdicha.

Ojo a la queja, que suele ser un indicador bastante fiable de que la cara más oscura de la víctima está tomando el mando. ¿Alguna vez habéis conocido a alguien que sólo se queja,. que día tras día repite la misma cantinela, mientras recita una retahíla interminable de todas las razones que tiene para ser infeliz…?  ¿Y os habéis dado cuenta de cómo esa persona jamás mueve un dedo para cambiar su situación y desestima todas tus sugerencias para mejorar su vida por sistema?  ¡Yo sí! Y son gente que te chupa toda la energía y la motivación. Actúan como agujeros negros en su entorno, absorbiendo cada resquicio de luz y ganas.

¿Cómo encuentro a la víctima en mi carta?

Primero ten claro que no se trata de poner etiquetas. (¡Nunca!) La víctima no se corresponde con un signo, un planeta o una casa, sino que refleja una actitud. Y esa actitud puede haberse desencadenado por diferentes razones. Y por supuesto, se puede solucionar con un giro de conciencia y perspectiva.

Para identificar a la víctima necesitas hablar con la persona que tienes en frente (en lugar de obsesionarte con su carta). Si en la conversación detectas las palabras «no puedo», «no hay solución, «es imposible», «la culpa es de ellos», «no hay nada que yo pueda hacer»… Posiblemente, estás escuchando hablar a la víctima.

En un sentido simbólico es evidente que el arquetipo del guerrero (Aries) a priori, va a tender a evitar los comportamientos victimistas y hará frente a la vida con garra. Mientras que el arquetipo del inocente (Piscis) tendrá una tendencia mayor a caer en ellos, por su sensibilidad, empatía e ingenuidad. Pero repito, esto NO lo sabes hasta que no hablas con quien tienes en frente. Básicamente porque las personas NO somos arquetipos, sino que nos influye un conjunto de ellos.

En realidad no tienes que buscar un signo en especial, sino que la energía que esa persona y esa carta emanan indique superación o tendencia a tirar la toalla. Quizás se trata de alguien que lleva demasiado tiempo siendo fuerte y se ha cansado de los golpes de la vida. Todos tenemos malas rachas y todos, de cuando en cuando, nos convertimos en la víctima de alguien sin escrúpulos. Pero hay que aprender a decir basta y poner límites, a salir de los entuertos en los que no queremos estar y a reconciliarnos con nuestro propio poder.

Si alguien trata de convertirte en víctima… ¡Muéstrale tu Reina! ¡O tu guerrera! No olvides que tienes más recursos y evita el conformismo.

Ten en cuenta que la víctima también nos habla de la tendencia que podemos tener a aprovecharnos de otras personas. No le hagas al otro lo que no te gustaría que te hicieran a ti y trata a todo el mundo con respeto.

¡Y por supuesto! Si alguna vez te acercas al lenguaje de las estrellas, ¡evita las posturas victimistas! Recuerda que del símbolo extraes información que te ayude a aclarar tu conciencia y tomar acción en tu vida. Lo que consigas, depende de ti, de las decisiones que tomes… no de los astros (Estos te ayudan a decidir con más conciencia)

¿Estás de acuerdo? ¿Te has sentido víctima alguna vez? ¿Lo ves reflejado en tu carta?

¡Te leo!

 

 

 

¿Te animas a unirte a los lunáticos?

Descarga ya gratis tu guía: “7 Rutas para cumplir tu propósito” y empieza a trabajar desde ahora en la manifestación de tus sueños

¡Quiero empezar a trabajar en MÍ!

Uso de cookies

Esta web usa cookies propias que tienen una finalidad funcional y cookies de terceros (tipo Google Analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Para continuar navegando, es importante que acepte su uso. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información aquí en nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This