¡Hola lunátic@s! Hoy os propongo analizar el arquetipo del Niño en clave astrológica.

Se trata de uno de los arquetipos más conocidos. De hecho, es muy posible que ya hayas trabajado con «tu niña interior» en algún programa, taller o terapia. En esta ocasión lo vamos a analizar desde la perspectiva que nos ofrece Caroline Myss, la autora estadounidense que nos habla de los cuatro arquetipos de supervivencia. 

Para Myss, el Niño es el «guardián de tu inocencia». Por eso te pido que vuelvas la mirada atrás y analices los primeros siete años de tu vida (primera infancia), y después, los siete siguientes (segunda infancia). Estos dos septenios contienen información muy valiosa sobre tu niñez y clarifican cómo eras entonces. En realidad, tu niña manifiesta diversas facetas. Así, podemos hablar de la niña amada, la deseada, la huérfana, la herida, la mágica… etc. Posiblemente, te identifiques más con una que con otras, pero en realidad todas comparten un carácter ingenuo y con capacidad para sorprenderse.

El Puer Aeternus y la magia escondida

Hay una parte del niño que no quiere crecer.

En los hombres adultos se aprecia con claridad y estoy segura de que te has topado con más de uno a lo largo de tu vida. Sí, te estoy hablando del eterno Peter Pan, de ese tipo que es un caradura encantador pero que elude la responsabilidad sin tapujos y se escabulle cual ladrón de guante blanco ante la primera propuesta de compromiso. Puede tener 20 años o puede tener 45… El caso es que se va a seguir comportando igual, puesto que una parte de su ser sigue anclada en la infancia. A nivel emocional decidió no madurar y evita a toda costa asumir cargas.

Aunque este arquetipo es bastante prolífico en los hombres, las mujeres no se libran. También las hay que se niegan a sentar cabeza y tienen tendencia a reaccionar de una manera infantil, buscando el constante apoyo de sus padres y muchas veces, negándose a abandonar el ala materna.

Y es que cuando nos quedamos anclados en el arquetipo de la Niña, en realidad, estamos silenciando a nuestra propia Heroína interior,negándonos a enfrentar con coraje nuestro camino y bloqueando el proceso de individuación.

En contrapartida, un arquetipo del Niño saludable nos mantiene en contacto con la ilusión. En el fondo, el Niño representa e la fuerza motriz que nos invita a seguir soñando y a mirar la vida con ojos de asombro. Si Peter Pan nos mostraba la encarnación del Puer Aeternus, El Principito es la mejor representación de la magia infantil.

¿Cómo encuentro a esa Niña en mi carta?

Primero, has de tener en cuenta que los símbolos astrológicos reflejan la vida, pero NO son imprescindibles para entenderla. Puedes obtener las mismas conclusiones con un profundo trabajo de interiorización. (Eso sí, NO te voy a negar que los astros constituyen un excelente mapa)

Vayamos al grano: Si quieres llegar a comprender a la Niña que un día fuiste, lo primero que has de mirar, querida mía, es la Luna (quizás ya lo sospechabas).

La Luna recoge información de ese primer septenio de vida del que hablábamos antes y nos indica cómo fue el apego que desarrollaste con tu madre (y por ende, las tendencias de apego que manifiestas en la edad adulta) Ella tiene la clave de si sabes cuidarte y cómo cuidas a otros, y también nos habla de la capacidad que tienes para involucrarte emocionalmente. Vamos, que sanar tu Luna es esencial para reconciliarte con tu Niña y recuperar la conexión con ella.

En segundo término, analizaría a Mercurio (regente del segundo septenio y de tu segunda infancia). Un vistazo a este planeta me proporcionará información sobre tu capacidad de asombrarte y la manera en la que aprendes. También podré intuir si sigues mirando la vida con ojos de niño o si por el contrario te has dejado vencer por el escepticismo.

Además, dependiendo de los arquetipos zodiacales más presentes en ti, podré detectar cierta tendencia al infantilismo. Por ejemplo, quizás haya una inclinación a eludir responsabilidades si predomina un arquetipo de Piscis poco evolucionado. También habrá tendencia a comportarse como un Peter Pan, si se trata de alguien con una fuerte carga de Géminis y de Sagitario mal integrada, que busca la excitación y el entretenimiento de manera compulsiva. Además, las mujeres muy identificadas con la sombra de Libra, tenderán a crear relaciones de dependencia que les sitúa en una posición de desventaja desde la que les cuesta tomar decisiones.

¿Se va entendiendo? Al final, la carta es un espejo en el que mirarte a través de los arquetipos, pero no dependes de él para tomar conciencia. En última instancia, el poder está en ti y en tu voluntad para evolucionar.

Y ahora quiero saber cómo es tu niña 😉 y si alguna vez te has topado con un Peter Pan 😝 (y de qué signo era)

 

¿Te animas a unirte a los lunáticos?

Descarga ya gratis tu guía: “7 Rutas para cumplir tu propósito” y empieza a trabajar desde ahora en la manifestación de tus sueños

¡Quiero empezar a trabajar en MÍ!

Uso de cookies

Esta web usa cookies propias que tienen una finalidad funcional y cookies de terceros (tipo Google Analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Para continuar navegando, es importante que acepte su uso. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información aquí en nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This