Es mucho lo que se ha elucubrado a lo largo de la Historia sobre la complejidad del sentido de la vida y sus diferentes períodos. Que la vida es cíclica es algo que tenemos claro, o al menos deberíamos tenerlo cuando organizamos nuestra jornada en veinticuatro horas, nuestra semana en siete días y nuestro año en doce meses solares (y más si miramos a las estrellas y mostramos interés por el Cosmos)

El filósofo y místico austriaco de comienzos del siglo XX, Rudolph Steiner, ideó una teoría sobre el desarrollo humano (antroposofía) según una sucesión de ciclos de siete años: los septenios. Estos ciclos van fuertemente vinculados con la astrología, puesto que cada período se asocia con un planeta. Además, durante los tres primeros septenios (hasta los 21 años) cobra importancia el desarrollo físico de la persona y su crecimiento. Es el período en el que contamos con más energía y más nos transformamos. Los tres septenios siguientes (de los 21 a los 42 años) cobra protagonismo el desarrollo anímico y el encuentro del propósito y la vocación. En los septenios restantes (De los 42 en adelante) comienza el período místico, en el que más nos acercamos a comprender los mensajes de nuestra propia alma.

ETAPA LUNAR: Primer septenio. De 0 a 7 años

Este septenio se asocia con la Luna. Es la etapa en la que se forma la personalidad emocional. Cualquier tipo de trauma dejará su herencia en el adulto, aunque resulte imperceptible. En esta fase, la energía está puesta al servicio del crecimiento y la creación de la identidad. El niño ha heredado los genes de sus padres, pero se convierte en un ser diferente, único y especial.

ETAPA MERCURIAL: Segundo septenio: De 7 a 14 años

Este septenio se asocia con Mercurio. Durante esta fase el niño desarrolla su curiosidad y aprende constantemente. A nivel físico, comienza con la caída de los dientes de leche. Al niño le cuesta estar parado porque desborda energía y su cuerpo le pide moverse. Es el momento en el que perfecciona sus habilidades sociales y trabaja en su inteligencia emocional. Sus primeros amigos y grupos le ayudarán a relacionarse con el medio e integrarse en la sociedad.

ETAPA DE VENUS: Tercer septenio: De 14 a 21 años

El tercer septenio se asocia con el planeta Venus. A nivel físico comienza con la pubertad y la llegada de la menstruación en las niñas. En esta fase las hormonas juegan un papel protagonista y se alcanza la madurez sexual. Es el período en el que llega el primer amor.

ETAPA DEL SOL: Cuarto septenio: De 21 a 28 años

El cuarto septenio está vinculado al Sol, e igualmente están vinculados al Sol el quinto y el sexto septenio. En esta cuarta fase, el individuo inicia un período de búsqueda y experimentación. Se prueban diferentes relaciones, diferentes estudios, diferentes trabajos… y a base de ensayo y error, uno termina dándose cuenta de qué le funciona mejor. La prueba de fuego llega con el Retorno de Saturno y la necesidad de pasar cuentas sobre los últimos cuatro septenios de madurez personal.

ETAPA DEL SOL: Quinto septenio: De 28 a 35 años

Seguimos en una etapa marcada por el Astro Rey. Después de la visita de Saturno comenzamos esta etapa con sabiduría acumulada. Ya nos hemos dado un baño de humildad y tomamos conciencia de qué es lo que hemos venido a hacer y hacia donde queremos, en realidad, dirigir nuestros pasos.

ETAPA DEL SOL: Sexto septenio: De 35 a 42 años

Último septenio asociado al camino del Sol. En esta fase, empezamos a tomar conciencia de nuestros límites y nuestros errores.(Al final de este septenio se produce la oposición de Urano) Se trata de que podamos corregirnos y seamos capaces de enderezar la ruta. A estas alturas de la vida ya hemos formado nuestra propia familia y conocemos mejor a nuestros padres. El vigor físico no es igual que a los veinte años, pero aún hay energía y muchas experiencias valiosas acumuladas.

ETAPA DE MARTE: Séptimo septenio: De 42 a 49 años

Este séptimo septenio está asociado a Marte. En esta fase, la mirada se dirige hacia el interior y se hace hincapié en el desarrollo espiritual. El planeta Marte brinda el vigor necesario para resolver los temas que nos han quedado pendientes en el septenio anterior.

ETAPA DE JÚPITER: Octavo septenio: De 49 a 56 años

El octavo septenio está asociado a Júpiter. Hay una lección de humildad para doblegar al ego. Se contempla el mundo desde una visión más compasiva y amorosa. De la experiencia nacen la comprensión y la aceptación.

ETAPA DE SATURNO: Noveno septenio: De 56 a 63  años

El noveno septenio corresponde a Saturno, no en vano, en esta etapa se produce el segundo Retorno de Saturno. Se vuelve la vista atrás para recapitular y sacar conclusiones sobre lo vivido. Si hemos aprendido de nuestras experiencias anteriores, nos sentiremos satisfechos y realizados; si, por el contrario, Saturno sigue golpeando en temas que no hemos solventado, pueden llegar la soledad y el aislamiento. Se trata de haber sido capaces de aprovechar los golpes para crecer. A partir de ahora y en los septenios sucesivos, nos centraremos en la esencia de nuestro desarrollo espiritual.

 

¿Y tú? ¿Tienes idea de en qué septenio te encuentras ahora mismo y qué planeta lo rige?

 

 

¿Te animas a unirte a los lunáticos?

Descarga ya gratis tu guía: “7 Rutas para cumplir tu propósito” y empieza a trabajar desde ahora en la manifestación de tus sueños

¡Quiero empezar a trabajar en MÍ!

Uso de cookies

Esta web usa cookies propias que tienen una finalidad funcional y cookies de terceros (tipo Google Analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Para continuar navegando, es importante que acepte su uso. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información aquí en nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This